4 Sencillos Rituales Para Aprovechar El Sol

No hay que esperar a diciembre para un escape del diario sobrevivir. No, no es necesario que te guardes cuidadosamente durante todo un año para disfrutar del sol tan solo un momento antes de reiniciar la rutina de los meses que vendrán. La vida es aquí, la vida es ahora, y no está bien que le niegues a tu piel el sol que sale cada día, ese que dorándote recuerda lo viva que estás.

El verano vive en ti, y depende de ti estirarlo tanto como puedas y quieras, porque un momento de descanso, de vitamina C, de color, de música, de sol, también es amor propio; es sacar espacio para la desconexión y tener un contacto con la naturaleza que siempre está ahí, no importa en qué lugar te encuentres, porque a veces solo es necesario mirar al cielo, aunque estés en una piscina, para verlo ahí: el sol listo para recargarte encontrándose con tu piel.

Por eso queremos que no esperes por nada para vivir, y que en el momento que lo sientas necesario pares un instante para revitalizarte, recargarte y llenarte de energía. Y tan solo necesitas un vestido de baño y un ritual de sol, tan sencillo como alguno de estos cuatro que te queremos regalar.

  • Que la música sea tu cura:
    4 SENCILLOS RITUALES PARA APROVECHAR EL SOL

Ya han cantado sobre todo, hay una canción precisa para este momento, que hable de ti, de lo que vives, de lo que sientes. Esa conexión te hará sentir un hilo con la vida, con los otros y contigo misma. Te mostrará que estás acompañada, que de todo sale un poco de arte.

Así que nada, ponte el vestido de baño con el que más cómoda te sientas, busca un poco de sol, ponte las gafas y deja que la música suene y tus pensamientos vayan libres hasta que dejen de ser simple ruido y se reconecten contigo. Disfruta el sol, y la música que baja con él.

  • La felicidad es mayor cuando es compartida:
    4 SENCILLOS RITUALES PARA APROVECHAR EL SOL

  • Tu plenitud debe ser el centro de tu vida, sí, pero es solo la base para compartirla e intentar que todos los que te rodean la encuentren también. Por eso, descubre la paz y el placer que hay en compartir, no siempre un trago, no siempre una fiesta, a veces tan solo es necesario organizar unos minutos al sol, con un mantel, algo de comida, una piscina y la atención dispuesta para compartir con aquellos a los que has