Tipos de bras: ¿Qué beneficios buscas en tu brasier?

CÓMPLICES DE TU INTERIOR

Tipos de bras

Susana Posada
Personal Shopper

Compartir

Hablar de brasieres es quizás uno de los temas que más conmoción genera en las mujeres, ya que para muchas encontrar el brasier perfecto es toda una odisea; de hecho, muchas mujeres se acostumbran a usar uno que no llena sus expectativas simplemente por resignación o porque no conocen la cantidad de opciones que hay y todo lo que pueden hacer por su comodidad y belleza.

Por eso y para ayudarte a encontrar el brasier perfecto para ti, a continuación te contaré cuáles son los diferentes beneficios que nos ofrecen y cómo elegir el indicado según tus lo que más necesites.

¿Pero has pensado alguna vez cómo se vería nuestro cuerpo si nunca se hubiera inventado el brasier? Imagínate a una mujer que nunca ha usado uno… ¿qué imagen se te viene a la cabeza? Pues por mi parte, lo primero en que pienso es en aquellas mujeres semidesnudas que aún viven en medio de la selva y que no usan más que un “taparrabos” que cubre sus partes íntimas, porque es justamente así como luce el busto en su forma más natural, sin soporte ni cubrimiento alguno.

La historia

Para comenzar debemos me voy a retimir a los orígenes… ¿alguna vez te has preguntado por qué y cuándo se comenzaron a usar los primeros brasieres? Pues la respuesta es muy simple y tiene que ver con el soporte del busto, ya que se conocen pinturas de mujeres en la antigua Grecia que usaban un tipo de sujetador que “empujaba el busto hacia arriba” pero los dejaba descubiertos.

Más adelante, comenzaron a usarse prendas tipo “bandas” para hacer deporte, que ya no solo le daban soporte al busto sino que lo tapaban, función que siguen cumpliendo hasta la fecha, y es justo de allí de donde se deducen los dos beneficios básicos que debe cumplir cualquier brasier: sostener y cubrir el busto.

Todos los brasieres cumplen con 2 beneficios básicos: SOSTENER y CUBRIR el busto

A medida que el tiempo ha pasado el brasier ha evolucionado y con él sus beneficios; por ejemplo en la época del Renacimiento, momento en que el cuerpo humano fue estudiado con detalle y se convirtió en el centro de atención en la escena artística, las curvas de la mujer cobraron tanta relevancia que fue en ese momento donde este tipo de prendas pasaron de cumplir sus beneficios básicos a “rediseñar” la figura.

El mejor ejemplo de ello fueron los corsé que eran brasieres largos que cubrían también la cintura y el abdomen y que se usaban muy ajustados para hacer más evidentes las curvas femeninas, realzando el busto (de hecho casi los desbordaba, haciendo de los escotes grandes protagonistas), marcando la cintura y aplanando el abdomen, y haciendo ver las caderas más anchas, pues para entonces una mujer con curvas definidas era vista como una mujer muy atractiva y fértil.

Sin embargo, la necesidad de modificar el cuerpo fue tanta, que llegaron a utilizar estructuras metálicas causando incomodidades al trabajar e inclusive alterando la salud la mujer. Debido a esto y al movimiento feminista a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, el brasier evolucionó a una prenda más sencilla y ligera, que constaba de una banda que cubría el busto y dos correas que se apoyaban en los hombros dándole así mayor soporte, bajo el nombre de sujetador.

Con el tiempo éste fue evolucionando y comenzaron a usarse las copas a manera de “bolsillos para cada seno”, placas de metal que ayudaban a sostenerlo (que luego evolucionaron a los arcos, también conocidos como “varillas”) y a los apliques de ganchos para amarrarlo en la espalda.

Historia del brasier

Primeros brasieres en Creta, Grecia - Corsé

Para finales de la Primera Guerra Mundial, ya era común que las mujeres usaran sujetador en su día a día, convirtiéndose así en una prenda interior de uso diario. A lo largo del siglo XX el brasier se convirtió sin duda alguna en una prenda que empoderó a la mujer, en algunos casos resaltando el busto haciéndola lucir como un símbolo sexual (para lo cual el cine influyó bastante) y en otros para lograr que más allá de sostener y cubrir, otorgara diferentes beneficios que fueran funcionales haciendo que el busto se viera diferente y aportando mucha comodidad.

Con el tiempo el brasier ha ido evolucionando, no solo para cubrir y sostener, sino para otorgar diferentes beneficios que hacen que el busto se vea diferente y se logre máximo confort

Los beneficios

No es un secreto que las mujeres queremos vernos siempre bien y para eso buscamos “ayuditas de más” que logren esos efectos que siempre hemos soñado en nuestr